Nuevo informe de ACI Europe: análisis de los impactos y previsiones financieras y de tráfico

En el último informe emitido por ACI Europe, muestran el análisis del impacto financiero de la situación producida por la pandemia del COVID-19 sobre la industria aérea durante el año pasado, así como exponen una breve previsión de los flujos aéreos para el año corriente en función de un escenario más optimista o pesimista.

Así, por un lado, se han analizado el volumen del tráfico aéreo entre el marzo del año 2020 y los principios de 2021. Como muestra el gráfico, la industria sufrió una caída drástica en los números de los pasajeros durante la primavera de 2020, quedando al mínimo en comparación con el mismo período del 2019. Aun habiéndose suavizado las limitaciones a los desplazamientos durante los meses de verano, y habiéndose recuperado algo más el volumen de los desplazamientos aéreos, los datos no llegaban ni a la mitad de los indicadores correspondientes al verano de 2019. A partir del otoño de 2020 y hasta el momento actual, los servicios aéreos siguen pasando por una bajada en el nivel del tráfico.

El impacto sin precedentes que produjo la pandemia, con los consiguientes resultados de los volúmenes disminuidos del tráfico durante el 2020, ha hecho que le tráfico aéreo se haya colocado por debajo de los indicadores del año 1995, mientras que los aeropuertos siguen dimensionados para los niveles de tráfico correspondientes al 2019.

Durante el año 2020 se dieron diversos pronósticos sobre cómo se concluiría el año, según los que la industria podía obtener unas pérdidas en el mes de diciembre de 2020 del 80% del tráfico en el escenario pesimista, 72% en el escenario más leve y un 41% en el escenario más optimista. La realidad resultó seguir el escenario pesimista, colocándose las pérdidas del tráfico en el mes de diciembre en un 79%.

Finalmente presentan unas previsiones para el año 2021, dividiéndose en dos escenarios: el básico y el pesimista, por trimestres. Según, estos pronósticos, las pérdidas podrían verse reducidas en los dos últimos trimestres del año, según el escenario básico, a partir de la temporada estival, confiando en que los desplazamientos se van a poder liberar de las limitaciones para los meses de verano y persistir durante el otoño. El escenario más pesimista, la situación podría mejorar para la segunda mitad del año, respecto de los primeros dos trimestres, pero aun así las pérdidas serían más significativas, lo que podría producirse bajo el caso de que la mayoría de las restricciones sigan vigentes. En todo caso, en un escenario más o menos optimista, los dos primeros trimestres del año corriente no dan signos de recuperarse de manera notable

A partir de ahí, las pérdidas que se estiman para el año 2021 en comparación con el 2019, siguen siendo elevadas, aun en el caso de la recuperación paulatina del tráfico.

Entrada relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESEspañol
es_ESEspañol en_GBEnglish (UK)